Noticias

Lo último en el mercado inmobiliario

Las Permutas Buscan un espacio en el mercado Inmobiliario

Hoy vamos a hablarte de algo que quizás pueda interesarte, se trata de la permuta de viviendas. La permuta inmobiliaria es un intercambio. Es un contrato por el que una de las partes se obliga a dar algo a la otra parte, por otra cosa que recibirá de ella.

Aquí estamos hablando de algo simple, dos personas quedan obligadas a transferirse una o varias cosas para intercambiar sus propiedades. La diferencia que tiene una permuta inmobiliaria a un contrato de compraventa es que se intercambian bienes y no dinero.

Tenemos diferentes tipos de permuta inmobiliaria: según si se intercambian viviendas, bienes muebles… y cada tipo de contrato es diferente.

Si se trata de un contrato de permuta de inmuebles: se realiza este tipo de contrato si hay un intercambio de terreno, local o vivienda. Y el proceso es sencillo si no existen hipotecas. Más adelante lo explicaremos.

Si se trata de un contrato de permuta de muebles: en este tipo de intercambio, la única pega es que los muebles se pueden llevar al lugar de destino. Este tipo de intercambios no necesita inscribirse en el Registro de la Propiedad, salvo que así lo negocien ambas partes.

¿Qué cosas se pueden intercambiar entonces? 

  • Puedes intercambiar cualquier cosa que se pueda vender: muebles, vehículos, etc.
  • También es intercambiable una cosa por un derecho o un servicio siempre y cuando la otra parte entregue algo similar, con el mismo valor.

Y si se trata de un contrato de permuta de derechos y servicios: puede tratarse de un derecho de crédito, herencia, usufructos… pero también puede ser un servicio (imagina que una de las partes es carpintero y el otro fontanero e intercambian sus servicios).

¿Qué requisitos necesitarás para realizar un contrato de permuta de viviendas?

  • Si se trata de una permuta de pisos entre particulares, el valor debe ser equivalente. Y si no lo es, la parte correspondiente deberá entregar la diferencia al otro en forma de dinero.
  • En la permuta de pisos entre particulares, siempre tendrá que quedar por escrito cuál es el valor de los inmuebles que se intercambian.
  • En una permuta de pisos entre particulares, lo normal es que ambas partes entreguen las llaves del piso a la otra parte en el momento de firmar contrato, así como los documentos pertinentes relativos a la propiedad.
  • Que ambas partes lleven el día del contrato, los recibos cancelados del agua y la luz.
  • Acudir al Notario para realizar la escritura correspondiente al Registro de Propiedad.

¿Cuál es la ventaja de realizar un intercambio de viviendas? La principal ventaja es que no tendrás los gastos que se tienen al vender o al comprar una vivienda y además puedes vivir en tu casa hasta que tengas la otra casa. También puedes cambiar un local comercial por otro, porque ya no tengas rentabilidad en esa zona, por ejemplo.

¿Cómo funciona la permuta de viviendas entre particulares?

Como ya te hemos comentado, el proceso para realizar una permuta de viviendas entre particulares es sencillo cuando no hay hipotecas pendientes. 

Lo que hay que hacer es pactar el valor de los inmuebles que queremos que se intercambien. Después hay que acudir al notario para hacer la escritura de permuta y finalmente la transmisión de la titularidad de ambos bienes.

En una permuta de viviendas entre particulares, si se da el caso de que una de las viviendas tiene una hipoteca, lo más normal es que los que tienen la hipoteca se subroguen en la hipoteca de la vivienda que van a recibir por el intercambio. Pero ojo, si se da esta situación es necesario que se revisen bien todos los cálculos, por lo que será necesario que acudáis a la entidad financiera donde teníais la hipoteca.

También te recomendamos, en una permuta de inmuebles, comprobar en el Registro de la Propiedad la titularidad de la vivienda que vamos a recibir y si tiene alguna carga.Asimismo, en una permuta de inmuebles te aconsejamos que compruebes que la otra parte haya pagado el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (solicitándole un recibo) y que esté al corriente de pago con la comunidad de vecinos. Esto lo puedes saber preguntado al administrador de la finca.

Si hay hipoteca en uno o en los dos inmuebles, el banco deberá aprobar una nueva hipoteca(novación con cambio de titular) para hacer la permuta de inmuebles. Al cambiar la titularidad de ambos inmuebles el banco mantiene la hipoteca sobre el mismo bien pero con otro titular. Así, dependiendo de los ingresos del nuevo deudor, el banco aprobará o no la hipoteca.